Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso.

Atención social a las familias

El diagnóstico de una enfermedad grave cómo es el cáncer supone una prueba muy dura para la persona afectada y también para todo su entorno familiar. Cuando la persona afectada es un niño o un adolescente, la situación es especialmente difícil. Se trata de un acontecimiento no esperado, que tiene un gran impacto tanto para el niño o adolescente afectado como para todos los miembros de su familia y de su entorno más cercano. El primer gran efecto que hay que afrontar será la rotura con los ritmos cotidianos establecidos, con la organización familiar previa y con todos los planes más inmediatos. Habrá que hacer frente, junto con el impacto emocional del diagnóstico y la dureza de los tratamientos, a una serie de dificultades sobrevenidas de diferente orden que acompañarán todo el proceso.

Por eso situamos a la unidad familiar como la unidad de atención de nuestros programas de apoyo y el programa de Atención Social a las familias es una de las líneas prioritarias de trabajo.

Ponemos a disposición de las familias diferentes recursos para facilitar el proceso

Ayudas económicas

Tramitación de ayudas económicas para aquellas famílias en situación de dificultad económica

Alojamiento para famílias desplazadas

Alojamiento en pisos de acogida para familias que se tienen que desplazar desde su lugar de origen a causa del tratamiento, para hacer posible que estén cerca de su hijo hospitalizado, o para facilitar el tratamiento en el Hospital de Día sin tener que ingresar.

Acompañamiento, juego y descarga familiar

Facilitando el apoyo de voluntarios, tanto en domicilio como en el hospital, que hagan posible el descanso, el juego y el entretenimiento en todo momento.