Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso.

Celebramos un nuevo Encuentro de Voluntarios de Verano con actividades y un pícnic en la naturaleza

23 · Junio · 2022

Nos gusta cuidar a nuestros voluntarios, al igual que ellos cuidan de los niños y las familias atendidas por la Fundación Villavecchia. Por eso, el pasado 18 de junio les invitamos a un nuevo Encuentro de Voluntarios.

La Granja Escola de Santa Maria de Palautordera acogió el Encuentro de Voluntarios de Verano 2022, que nos dejó momentos muy divertidos y emotivos y frases como ésta, de nuestra voluntaria Myriam Soto: “Lo positivo atrae a lo positivo. La Fundación Villavecchia cuida a los niños y a las familias, pero también cuida a sus voluntarios”.

Después de un buen desayuno y de una breve presentación de la jornada, nos separamos en dos grupos de unas 15 personas, para poder disfrutar más cómodamente de los talleres organizados. Invitamos a los voluntarios a realizar varios juegos y actividades para trabajar, entre otros aspectos, la confianza y el trabajo en equipo. Además de una terapia con caballos y un juego de pelota cooperativo, les propusimos guiar a sus compañeros a través del bosque, pero con los ojos cerrados; por parejas, uno de los miembros debía guiar al otro entre los árboles, mientras el otro debía dejarse guiar con confianza. ¿Cuáles crees que fueron las conclusiones?

Para Pilar, una de nuestras voluntarias más veteranas (la podéis conocer en este artículo), “la confianza es muy importante; me he dejado llevar y disfrutado del tacto de las hojas, intentando adivinar qué especies eran”. Amparo se sintió “muy cómoda; incluso nos hemos abrazado a los árboles”. Para Txell, “me ha parecido más complicado dirigir a la otra persona que dejar que me llevara ella a mí.” Kenneth explicaba: "Los primeros minutos íbamos muy despacio, pero después hemos cogido confianza". Silvia “podría haber estado más tiempo con los ojos cerrados, he confiado totalmente en Pilar”.

Después de que cada uno expresara sus sensaciones, Pep (uno de los educadores emocionales que nos acompañaron) hizo unas preguntas que nadie se había planteado: “¿Has preguntado a la otra persona cómo quería ser guiada? ¿Has expresado cómo querías ser guiado?”. Rara vez preguntamos al otro qué necesita o cómo quiere ser acompañado en un momento de dificultad, y rara vez explicamos a los demás cómo queremos ser acompañados o ayudados. Una buena reflexión para todos aquellos que se dedican al voluntariado y a ayudar a quien más lo necesita.

Todas estas actividades culminaron a mediodía con una agradable comida bajo los árboles.

Como explica Arantxa de Lara, responsable del Área Asistencial y de Voluntariado de la Fundación: “Los voluntarios son nuestra columna vertebral. Es un voluntariado emocionalmente muy duro y exigente, y requiere estar bien. Por eso, intentamos ayudar a nuestros voluntarios a estar bien con jornadas como estas. Les estamos siempre muy agradecidos por todo lo que hacen”.

Como conclusión, Milagros (que hace 25 años que forma parte de nuestro equipo de voluntariado) aseguraba: “Vosotros nos estáis agradecidos a nosotros, y nosotros os estamos agradecidos a vosotros”. Todos agradecidos y contentos de ayudar a los niños enfermos y sus familias. ¡Y hasta el próximo encuentro de voluntariado!

► Si quieres colaborar como voluntario/a de la Fundación Villavecchia, puedes rellenar este formulario y nos pondremos en contacto contigo para darte toda la información.