Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso.

Keta: pequeña historia de una gran muñeca

Hay una historia detrás de cada persona, de cada paisaje, de cada objeto. La de Keta es una de bonita, por su origen, por el camino que ha hecho, y por cómo se ha creado.

Keta fue imaginada y pensada por Silvia, una voluntaria de la Fundación que fue una de las impulsoras de la Feria Solidaria de Navidad. Pasan todo el año pensando nuevos artículos para coser, para tejer, para dibujar y crear. La diversión y las bromas se combinan en un engranaje perfecto, de buena sintonía y de ilusión por un proyecto común: la Feria Solidaria de Navidad. Y con un objetivo: ayudar a hacer posible las líneas de trabajo de la Fundación con la recaudación obtenida.

Silvia tenía, entre muchas otras, una especial habilidad creativa. Era también uno de los motores, siempre con nuevas propuestas. Un jueves, en la reunión semanal, Silvia apareció con una muñeca cosida a mano siguiendo el dibujo que le había hecho su hijo, y presentó a Keta, diminutivo para ella de Enriqueta. Rapidamente, las compañeras le tejieron un precioso vestidito azul.

Empezaba una nueva aventura.

Pero en este viaje había un acompañante inesperado, el cancer, contra el que Silvia luchaba desde hacía tiempo. Lo afrontaba plantando cara, combinando las embestidas con las ganas de seguir ayudando. Nunca dejó de hacerlo. Ella, Glenda, Georgiana, ...y otras amigas de la Fundación, nos dejaron.

Keta esperaba en una estantería, mientras nos recuperamos de los golpes que la enfermedad nos da muy a menudo. Hasta que llegó el momento de hacer realidad un propósito que, en realidad, era el deseo de seguir ayudando.

Poco a poco Keta ha ido cogiendo forma, ahora en una cadena de propósitos. Para hacerla viable ha tenido que ser adaptada, lo más fielmente posible al prototipo original. Está fabricada aquí cosida una a una porqué nos gustan las cosas próximas y hechas a mano. 

"Keta es un homenaje a todas las personas, pequeñas y mayores, enfermas de cáncer que luchan por el valor de las cosas sencillas y por la vida. Y a las personas que creen en el valor de ayudarse los unos a los otros."

Es una muñeca de trapo, con pelo de lana, sencilla, pero homologada y habiendo pasado mil pruebas, como en la vida. Es fuerte, divertida y tierna, y dulce, como todo el voluntariado de la Fundación. Le haremos vestiditos, jerseys y bufandas, y un compañero, el Quiku, pero esto ya será otra historia.

 

¿Quieres una Keta?

El precio de venta será 29.95€ y los beneficios se destinarán íntegramente a los programas de la Fundación Enriqueta Villavecchia. Se podrá comprar en:

  • Tiendas Lovely Kids. Consulta aquí la ubicación de sus cuatro tiendas en Barcelona.
  • online (para comprarla online, contacta con la Fundación).